31 may. 2011

FRACASÓ EL MODELO ECONÓMICO NEOLIBERAL

Balance de 27 años de políticas neoliberales en México

La economía ha crecido a un promedio de 2 por ciento anual, tomando en cuenta el crecimiento de la población el crecimiento es Cero.
Más población, menos empleos
Entre 1982 y 2008, la economía creció a un promedio anual de 2%.
Con el aumento de la población, el crecimiento es Cero.
Este año, en medio de una recesión, la economía decrecerá en 3% lo que significará que al cierre de 2009 cerca de 2 millones y medio de mexicanos se encontrarán en el desempleo y 12 millones viven en el subempleo
El trabajo vale menos, la vida cuesta más
El salario mínimo (57.46 pesos diarios) disminuyó 82% su poder adquisitivo desde 1983.
Con un salario mínimo se podía comprar:
1982 = 27 kilos de tortilla
2010 = 5.5 kilos
o bien
1982= 12 kilos de frijol
2010 = 5 kilos

México es uno de los países más desiguales del mundo:
80% de los mexicanos son pobres
10% de la población más pobre recibe 1.1% del ingreso nacional.
10% de los más ricos concentra 40% de los ingresos.
10 familias acumulan el 10% del ingreso nacional.
400 grandes corporaciones ganaron 5 billones de pesos, la mitad de la riqueza producida en 2008 y solo pagaron 1.7% de impuestos.


México en sentido contrario
Nuestro país invirtió menos dinero en apoyar la economía nacional que el resto del continente. México gastó 2.4% del PIB en sus medidas anticrisis (elevando impuestos y los precios de gasolinas, gas, electricidad).
Brasil gastó 8.5% del PIB y disminuyó los impuestos
Chile gastó 2.8% y utilizó su Fondo de Estabilización Económica por primera vez.
Argentina invirtió 6% del PIB y redujo impuestos a personas físicas y dió un pago adicional a jubilados.
Estados Unidos apoyó al sector bancario y financiero, pero también a consumidores y deudores; no subió impuestos, tarifas ni tasas de interés.

¿Reformas estructura? No, gracias
En 27 años se han llevado a cabo 90% de las llamadas reformas estructurales propuestas por el FMI (reducción del papel del estado, venta de empresas públicas, apertura comercial indiscriminada, entrega de los recursos naturales a trasnacionales, contención salarial,, dependencia del exterior, privatización bancaria, reducción de subsidios y gastos sociales, privilegios a empresas, desregulación económica, etcétera).
Estas reformas no crearon bienestar social ni más empleos y, a pesar de su fracaso, ahora PRI y PAN quieren aprobar la reforma laboral (reducir las prestaciones y poder de negociación de los asalariados) , la fiscal (sustituir impuestos directos por indirectos, restándole progresividad al sistema fiscal) y la energética (terminar de privatizar los sectores eléctrico y petrolero. No, gracias.

Regeneración

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada